calgatBlog1

Calgat en tiempos de CoVid

Quién me iba a decir que nada más emprender la aventura de Cal Gat se iba a ir todo al traste por un bichito invisible al ojo humano.

Claro que si me lo hubiera dicho alguien (una pitonisa quizá) tampoco me lo habría creído.

Soy una persona positiva, de esas a las que otra gente suele etiquetar como “soñadoras”. Y también soy bastante realista, de las que necesito hechos y datos para hacerme cambiar de opinión si ya tengo una formada. Por eso no hubiera creído que un virus podría parar una ciudad, un país, un continente, un planeta entero…

Sin embargo, ahora que tengo todo el tiempo del mundo para pensar, con mi título de bióloga totalmente lleno de polvo, con los datos con los que nos bombardean diariamente… tengo que decir que es la única manera que había para mandarnos a todos a la casilla de la “Cárcel” como cuando jugábamos al Monopoly. Pero esto desgraciadamente no es un juego. Es una realidad. Ya nos lo podían decir activistas, ecologistas, estudiosos, científicos, gurús, iluminados, hasta las Escrituras. Que ni con esta amenaza el Ser Humano es capaz de parar.

¿Qué hay de malo en parar? Es la pregunta que deberíamos hacernos pero que nos da miedo hacer.

Tener tiempo para uno mismo; para cuidarse; para estar por los tuyos, los realmente cercanos, los que te cruzas cada mañana despeinados en la puerta del baño; para hacer todo eso que nunca puedes hacer porque “no tienes tiempo”: francés, cocinar, un baño eterno, ordenar el armario, pintar el trastero, plantar tulipanes, escribir mi libro, macramé 2.0… Para pensar: en lo que quiero, en lo que estaba haciendo de manera infructuosa, en qué cosas cambiar para obtener diferentes resultados, en quién quiero tener cerca de mí cuando todo esto acabe.

Mi problema es que yo ya había hecho todo este trabajo cuando me vine a Cal Gat. Así que ahora me veo intentando explicar a otras personas lo afortunados que somos pudiendo parar.

Porque yo prefiero sentirme afortunada antes que pasarme este confinamiento quejándome de mi mala suerte y de todo lo que podría estar haciendo. ¿Y tú?

Solicitud de reserva